Cargando ...
En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniumtwitter @Noti_Milenium facebook @fmmilenium

El Tribunal de Apelaciones criticó algunos de los argumentos del gobierno y resolverá "lo antes posible" .

 

Un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones del Circuito Noveno de Estados Unidos ya estudia la petición del Gobierno de restituir el veto del presidente Donald Trump a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y a todos los refugiados, que está suspendido judicialmente desde el viernes.

Los magistrados, dos demócratas y uno republicano, aseguraron una vez finalizada la audiencia en la que las partes presentaron sus argumentos que tomarán una decisión sobre restituir o no el veto "lo antes posible", sin especificar fecha.

Aunque el tribunal tiene su sede en San Francisco (California), la vista se celebró vía telefónica con conexiones con Washington para dar voz a los abogados del Gobierno de Trump y con la ciudad de Seattle para que presentaran sus argumentos los estados litigantes.

En el centro de la controversia está la polémica medida de Trump adoptada el pasado 27 de enero con la que suspendió durante 120 días el programa de recepción de refugiados y frenó durante otros 90 días la emisión de visados para ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen.

El representante del Gobierno, el abogado August Flentje, pidió a los jueces que restituya el veto de Trump porque la suspensión que rige desde el pasado viernes por orden de un juez federal causa un "daño irreparable" al país.

Los jueces se mostraron muy hostiles con Flentje y le pidieron que argumentara su alerta sobre un "daño irreparable" así como el mismo veto. Flentje respondió que el veto es constitucional y que encaja dentro de los "poderes presidenciales", argumentó además que los siete países afectados fueron clasificados por el anterior Gobierno de Barack Obama como naciones de riesgo por terrorismo.

El único magistrado conservador del panel, Richard Clifton, nominado por el ex presidente George W. Bush, llegó a definir los argumentos de Flentje como "bastante abstractos".