En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniuminstagram @fmmilenium twitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

 Como responsable de FM Milenium, una de las frecuencias que creció con un estilo propio, habla sobre los desafíos del medio: "FM Milenium es una radio que te habla con tranquilidad"

 

En enero pasado FM Milenium cumplió veinte años. Aquel proyecto que empezó básicamente como "una radio musical y de mensajes", según la definición de su fundador y máximo responsable, Santiago Pont Lezica, creció mucho y hoy tiene una audiencia fiel que sigue una programación periodística que incluye a profesionales como Charly Fernández, Pablo Wende, Sergio Berensztein, Claudio Zuchovicki, Willy Kohan, Daniel Santoro, Mónica Gutiérrez, Romina Manguel, Santiago Fiorito y Florencia Donovan, entre otros.

"En algún momento, allá por el 2009, con la crisis económica que hubo en todo el mundo sufrimos cierta baja de anunciantes y también un conflicto en torno a la frecuencia con Mario Pergolini que finalmente quedó saldado. Nos quedamos con el 106.7 que tenemos hoy y decidimos reinventarnos. Empezamos a trabajar en una línea más periodística hasta que llegamos a la identidad actual de la radio, que hoy es la FM nacional que más periodistas independientes de renombre tiene", dice.

Para Pont Lezica, que se formó en la Universidad de Ciencias de la Información de Sevilla, trabajó en su momento con el conductor más exitoso de la AM argentina en la actualidad, Marcelo Longobardi, y es hermano del famoso disc jockey Alejandro, el desafío principal para una radio es "sobrevivir sin pauta oficial, que fue la manera en la que se sostuvieron muchos medios durante el gobierno pasado y que terminó muy mal. Basta con repasar el panorama ahora -añade-. Quedan apenas cuatro dueños originales de radios en Buenos Aires: Mitre (Grupo Clarín), La Red (Grupo América), FM Latina (Alberto Pierri) y nosotros. La radio es un negocio chico, una pyme que puede ser rentable si está ordenada. Milenium es una familia: trabajan 27 personas, la mitad de ellas hace veinte años, desde que abrimos. Pero indirectamente tenemos 110 personas, entre periodistas y productores. Es una fuente de trabajo importante".

Lo que valoran los oyentes de Milenium es ese estilo sobrio de toda la programación. "Es una radio que te habla con tranquilidad, que no te grita como otras -define Pont Lezica-. Creo que esa es la base de nuestro prestigio. Tenemos un público ABC1, gente que por lo general tiene más de 40 años, aunque empezaron a aparecer jóvenes, estudiantes o profesionales, que se comunican a través de la redes sociales. Es un target atractivo para los anunciantes, por eso nos apoyan las principales marcas de la Argentina".

En la grilla de Milenium también hay espacio para algunos programas musicales, conducidos por Raúl Porchetto, Ricardo Tapia (de la Mississippi), el folclorista Facundo Saravia y Martín Wullich (orientado a la música clásica) o centrados en la ecología.

La línea editorial es, dice Pont Lezica, "abierta, privilegiando siempre la seriedad y la independencia". Aun así, Milenium ha tenido alguna que otra discusión con funcionarios del Estado. "La verdad es que he tenido llamados de atención de todos los gobiernos en estos veinte años -relata Pont Lezica-. A los periodistas que trabajan en la radio les pido que sean cuidadosos, que tengan información bien chequeada, que respeten a los funcionarios y a la investidura presidencial, más allá de que se pueda criticar y denunciar si es pertinente. Yo muchas veces estoy en total desacuerdo con lo que se dice en los programas. Soy alguien cercano al papa Francisco, por ejemplo, y en Milenium se lo ha criticado mucho".

En algún momento, Pont Lezica trabajó como editor de L'Osservatore Romano, el periódico oficial del Vaticano. Hoy está desvinculado, pero su relación con el papa Francisco es óptima. "Siempre estoy en contacto con el Vaticano. Yo creo que el Papa quedó cruzado con algunos asuntos políticos que generaron polémica, pero mi relación es más personal. Es alguien con una enorme responsabilidad que está haciendo un gran trabajo en la Iglesia. Quizás falte conciencia de eso acá en la Argentina. Francisco llegó al Vaticano después de una salida complicada de Benedicto. Y con 87 años enfrentó con decisión y valentía temas oscuros, pesados", expresa.

Pensando otra vez en Milenium, Pont Lezica cuenta que hoy tiene en agenda un tema que considera superrelevante: "Lo considero una deuda de la democracia -subraya-. No puede ser que los operadores legales sigamos teniendo problemas de interferencia de la frecuencia. Ningún gobierno se ocupó del tema, y el Enacom tampoco lo está haciendo ahora. La mayor parte de esas irregularidades provienen de radios ilegales de iglesias evangélicas y de música de bailanta. Pronto voy a llevarle al presidente Macri un proyecto para regularizar esto, para ordenar el aire. Ojalá lo tenga en cuenta".

 

Por: Alejandro Lingenti

La Nación