En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniuminstagram @fmmilenium twitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

Sólo fueron dos los jugadores que tuvieron ese privilegio a lo largo de sus trayectorias, como dato curioso se puede mencionar que ambos jugadores hicieron divisiones inferiores en el mismo equipo.

 Barcelona y Boca se enfrentarán en el estadio Camp Nou por una nueva edición de la Copa Joan Gamper, trofeo que recuerda a uno de los dirigentes más importantes de la institución. Si bien la relación entre el equipo catalán y los jugadores argentinos se ha agrandado en el último tiempo, sólo dos jugadores de Boca vistieron la camiseta “Culé”.

Lo haremos de manera cronológica, el primer jugador argentino que llegó al Barcelona luego de haber jugado en Boca Juniors es Diego Maradona, que cuando tenía 16 años ya había llamado la atención de los dirigentes del equipo español. Pero no sería hasta los 22 años que el “Diego” usaría la camiseta blaugrana, antes de ese momento fue cinco veces consecutivas goleador del fútbol argentino y ganó el Torneo Metropolitano de 1981 con Boca. 

Barcelona compró a Maradona a Argentinos Juniors. Si bien el 10 jugaba en Boca, el equipo de camiseta azul y oro no había pagado todas las cuotas del préstamo que había arreglado con el de La Paternal, es por eso que el “Bicho” seguía siendo dueño de los derechos federativos y económicos del jugador. Aunque finalmente Boca cobró un 33% del pase, a las arcas de Argentinos Juniors ingresaron 10 millones de dólares, una cifra histórica para el club. 

Maradona jugó en el Barcelona dos temporadas y convirtió 38 goles en 58 partidos. Ganó la Copa del Rey y la Copa de la Liga en 1983 y fue dirigido por César Luís Menotti, aquel entrenador que no lo convocó para la Selección argentina cuando se disputó el Mundial de 1978.

El otro argentino y exjugador de Boca que pasó por los dos clubes es Juan Román Riquelme. El “último romántico”, tal cual se lo conoce, también surgió de Argentinos Juniors y debutó en Boca Juniors en 1996. Cuando en la temporada 2002 pasó a ser jugador del Barcelona, Román ya tenía en su vitrina dos Copas Libertadores, una Copa Intercontinental y tres torneos locales.

Tuvo la mala suerte de encontrarse en Barcelona con un entrenador que nunca lo pudo entender como si logró hacerlo Carlos Bianchi. El holandés Louis Van Gaal, lo hizo jugar en una posición que no le resultaba cómoda hasta que finalmente lo mandó al banco de suplentes. En sólo una temporada Riquelme jugó 42 partidos y marcó seis goles.

Para más info escuchá Milenium Sports de Lunes a Viernes de 20:00hs a 21:00hs con Maxi Palma y Agustin Luchtenberg