En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniuminstagram @fmmilenium twitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

Mañana ingresará a la Legislatura porteña el proyecto del nuevo Código Urbanístico.

 

Mientras el Gobierno porteño termina de delinear el borrador del decreto que frenará las construcciones de más de doce pisos por seis meses, se difundió el plano completo, calle por calle, con los nuevos límites de altura.

El proyecto que comenzará a ser debatido la semana que viene determina seis alturas máximas distintas según las zonas, que reemplazan las 27 que actualmente están vigentes y que datan de 1977. Además, incorpora la urbanización de las villas, el transporte público y la sustentabilidad.

En el Gobierno creen que la simplificación dará más previsibilidad en la construcción y evitará "sorpresas" para los vecinos, como la construcción de una torre al lado de sus casas. Además, todos tendrán fácil acceso a la información sobre las alturas máximas para cada barrio.

De mayor a menor:

 

 

Corredores Altos (izquierda) pueden llegar a 12 pisos y 38 metros de altura; Corredores Medianos (derecha), son 9 pisos y 31 metros de altura máxima

 

 

Unidades de Sustentabilidad de Altura Alta (izquierda) pueden llegar a 6 pisos y 22 metros de altura; Unidades de Sustentabilidad de Altura Media (derecha), son 4 pisos y 16,5 metros de altura máxima

 

 

Unidades de Sustentabilidad de Altura Baja 2 (izquierda) pueden llegar a 2 pisos y 10,5 metros de altura con entresuelos; Unidades de Sustentabilidad de Altura Baja 1 (derecha), son 2 pisos y 9 metros de altura máxima, sin entresuelos

El decreto y sus alcances

El Gobierno de la Ciudad emitirá el decreto que será complementario al proyecto y que, como adelantó ayer LA NACION, suspende por el plazo de 180 días los permisos para la construcción de torres de perímetro libre en los barrios de la ciudad.

 

Tras el revuelo por la difusión del primer borrador, que era más tajante con las prohibiciones, la administración de Horacio Rodríguez Larreta , aclaró que "la suspensión temporal afectará exclusivamente a este tipo de construcciones y no tendrá ningún impacto sobre las autorizaciones para edificios, casas u otro tipo de construcciones".

 

Desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad explicaron: "Queremos evitar una corrida de presentaciones de proyectos que van en contra del espíritu del nuevo Código que es básicamente defender y proteger las identidades actuales de los barrios porteños".

 

Las torres de perímetro libre son aquellas donde el edificio crece en medio o en parte de la manzana rodeada de espacio libre privado sin acceso al público y configuran una disrupción en el tejido urbano. Hoy pueden construirse si se adquieren varias parcelas de terreno y se unifican.

 

Las críticas y los reparos

"No sabíamos lo del decreto, pero entendemos que fue para que no haya suspicacias y que no se presenten planos de ninguna torre en el plazo que dure la discusión en la Legislatura", dijo Gonzalo Monarca, presidente de la desarrolladora homónima, y puso un ejemplo: "Estamos trabajando con 4 proyectos de menor altura, pero con tamaños muy grandes. No impactará a muchos porque los que estuvieron, y están, trabajando en torres están al tanto y ya fueron aprobadas en su mayoría. Son entre 3 y 5 constructoras nada más. El impacto será menor, en ese punto. Creo que el impacto mayor será por el nuevo CU en sí".

 

"Los que están con torres en altura se van a mantener porque están en lugares que no se modifican como Puerto Madero, Catalinas norte y sur. El problema estará en algunos terrenos de la Ciudad o avenidas como Libertador donde el dueño de un terreno o el desarrollador lo tenía y estaba preparado para venderlo y se cayó la altura", agregó Monarco, y concluyó: "En el futuro el nuevo código va a impactar. La mejora es discutible, pero se debían hacer cambios porque el código estaba ya muy desactualizado".

 

En la vereda opuesta, otro desarrollador que prefirió mantener el anonimato, se quejó: ""Es como tirar una sábana en la Ciudad. Qué pasa con los barrios que no crecieron en un contexto en el que se construía propiedades en 'zonas top' que sólo compraban los inversores. Con las nuevas reglas ya no será posible que en un barrio residencial un desarrollador compre varios terrenos y levante una torre".

 

En tanto, desde la UIA se mostraron cautos y dijeron que esperarán a que ingrese el proyecto a la Legislatura y el decreto entre en vigencia para analizarlo.

 

Fuente: La Nación