En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniuminstagram @fmmilenium twitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

El texto que declara la república ingresó hoy en el Parlamento, pero la sesión para tratarlo está demorada

MADRID.- Nadie sabe cuál será su tramitación ni su real valor legal. Pero el texto que declarara la república de Cataluña que ingresó hoy en el Parlamento regional avanza en cuestiones como el deseo de firmar "un tratado de doble nacionalidad" con España y las normas para obtener el pasaporte catalán.

Lo que durante mucho tiempo fue una broma política hoy empieza a ser realidad, al menos, en los textos que ingresaron en el Parlamento regional.

Legisladores de la oposición lo leían poco menos que con ojos estrábicos. Otros van con aire de circunstancia. En un gesto inusual, el presidente regional, Carles Puigdemont, se presentó en el pleno acompañado de su mujer. Con el aire de quien vive un momento histórico.

Otra demora

Pero como en la Cataluña de estos días no hay pleno que se convoque sin que traiga su anunciada postergación, el debate de la independencia acaba de postergarse. Debía empezar a las 12 (las siete en la Argentina). Pero ahora hay pausa y no se sabe hasta cuándo.

"Están llevando a España y a Cataluña a una situación insólita. Esto es muy grave", dijo el jefe del bloque del Partido Popular (PP) en Cataluña, Xavier García Albiol.

El texto de la independencia

El texto sobre la mesa habla de "Constituir una república catalana como estado independiente, soberano, democrático y social".

Lleva la firma de los dirigente de JxSí y la CUP Lluís Corominas, Marta Rovira, Mireia Boya y Anna Gabriel.

Aunque la frase es muy contundente, las resoluciones redactadas son muy amplias e incluyen la llamada Declaración de los Representantes de Cataluña que los diputados de ambos grupos independentistas firmaron el pasado 10 de octubre, después de que el propio president de la Generalitat, Carles Puigdemont, dejara en suspenso dicha declaración de independencia.

Argumenta que la constitución de la república catalana se "fundamenta en la necesidad de proteger la libertad, la seguridad y la convivencia de todos los ciudadanos de Cataluña", aunque, como suele hacerlo, también señala que constituye "una mano tendida al diálogo".

Afirma que con esta declaración "Cataluña restaura hoy su plena soberanía, perdida y largamente anhelada, después de décadas de intentar, honestamente y lealmente, la convivencia institucional con los pueblos de la península ibérica".

El texto enumera luego 17 puntos en los que se acuerda por ejemplo, "promulgar los decretos necesarios para la expedición a la ciudadanía de los documentos acreditativos de la nacional catalana". Entre ellos, el pasaporte.

Además, impulsa la determinación de regulaciones para "el prorcedimiento de adquisición de la ciudadanía y la nacionalidad catalana".