En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniuminstagram @fmmilenium twitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

Foto Télam

En el lugar no se encontraron trabajadores, quienes podrían haber escapado por la entrada trasera del domicilio

Fue desmantelado en el barrio porteño donde se incautaron máquinas de coser, prendas de vestir y telas por un valor de un millón de pesos.

 

Según se informó, el procedimiento fue hecho por la Fiscalía de la Ciudad a raíz de una denuncia sobre violación de clausura en un inmueble ubicado en la calle José Martí 1050.

En el lugar no se encontraron trabajadores, quienes podrían haber escapado por la entrada trasera del domicilio, ubicada por la calle Quirno.

El operativo fue ordenado por el fiscal Martín López Zavaleta al tomar conocimiento de la denuncia de la violación de una faja de clausura que había sido violentada en otras oportunidades, una de ellas impuesta trata de personas.

En ese marco personal de la Policía Metropolitana fue enviado al lugar y comprobó que en ese domicilio de dos pisos funcionaba, detrás una falsa pared, un taller textil clandestino.

Se procedió entonces al allanamiento junto a personal de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires.

"Estas causas merecen especial atención porque es una actividad que entraña mucho peligro si no cuenta con las habilitaciones correspondientes", sostuvo el fiscal López Zavaleta.

Una vez adentro se pudo constatar que el taller había estado funcionando hasta el momento de ingreso de la policía, ya que las máquinas de coser estaban calientes, además de encontrar un amplio depósito con prendas terminadas y a medio confeccionar y habitaciones donde vivían los trabajadores, precisaron los voceros.

"Como resultado del operativo se secuestraron 40 máquinas de coser, mesas cortadoras, rollos de telas, prendas terminadas y al menos 60 bultos de recortes y retazos de forma que el taller no vuelva a operar", agregó el fiscal de Cámara, Martín Lapadú.