En vivo...

Estás escuchando...

Milenium Clásica

Panorama Mileniuminstagram @fmmilenium twitter @fmmilenium facebook @fmmilenium

Con foco en la igualdad de género, también se quiere restringir la tarea de los limpiavidrios; el gobierno cree que, en ambos casos, las mujeres son las más vulnerables

 

Silbidos en la calle, bocinazos desde el auto, frases violentas, persecución obsesiva o malos momentos en el transporte son solo algunas de las situaciones que las mujeres sufren a diario cuando enfrentan el espacio público. Son figuras de otra época, de otros tiempos, que fueron visibilizándose lentamente para que la sociedad deje de tomarlas como situaciones normales de la vida cotidiana. La discusión sobre la reforma del Código Contravencional porteño, que comenzará en los próximos días, intentará aportar a ese cambio cultural, con leyes más cercanas a lo que ocurre en la actualidad.

 

Para llenar vacíos y saldar antiguas demandas, el Poder Ejecutivo porteño elaboró un proyecto de ley que será enviado a la Legislatura para su análisis en las comisiones y posterior debate en el recinto. La modificación principal propuesta establece nuevos agravantes para los casos de acoso sexual y callejero cuando la víctima sea una mujer o un menor, cuyas denuncias podrán realizarse en forma anónima para evitar amenazas o casos que no salen a la luz por miedo.

 

También plantea la prohibición de cuidar coches, "trapitos", en la vía pública y limpiar vidrios sin autorización, dos viejos objetivos de la gestión anterior que no pudieron pasar el filtro de la Legislatura. Fueron incluidos porque quienes elaboraron el proyecto de modificación consideraron que en las dos situaciones podrían estar más expuestas y ser más vulnerables las mujeres que conduzcan un vehículo. Así quedaría saldada una vieja demanda.

 

La reforma incorpora nuevos delitos contravencionales, como el ciberacoso, manifestado en forma de hostigamiento, suplantación de identidad o acoso sexual a través de los medios digitales. Y también el de la oferta de prostitución mediante folletos pegados en el espacio público, que prevé clausuras de los establecimientos involucrados. En todos los casos también se establecerán multas económicas y hasta días de arresto.

 

Las modificaciones tienen que ver, estrictamente, con un enfoque de género para resguardar la seguridad de las mujeres que transitan a diario la ciudad. Todas ellas complementarían otras políticas oficiales como la línea de denuncia 144, los botones antipánico, la iluminación LED en las calles y las cámaras de seguridad que se están instalando en colectivos, para brindar mayor seguridad y resguardo.

 

"A lo largo de nuestras vidas las mujeres sufrimos algún tipo de acoso. El 89% de las porteñas vivieron algún episodio en el transporte público y el 54% de las amenazas registradas fueron contra mujeres", indicó la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri. "Ya no basta decir: Está bueno que no nos peguen'. Los derechos de igualdad van más allá, con políticas de género profundas", agregó.

 

 

Una mesa transversal, con representantes de varias áreas de gobierno, trabajó durante meses para elaborar el proyecto que ingresará en la Comisión de Justicia de la Legislatura, presidida por Daniel Presti, donde el oficialismo buscará el mayor consenso con el resto de los partidos. Después de la discusión en ese ámbito, deberá debatirse en el recinto y conseguir 31 votos para ser aprobada. El bloque de Vamos Juntos cuenta con 34 integrantes, por lo que se descarta la sanción.

 

Donde podría trabarse la discusión es en el tratamiento de la actividad de los cuidacoches y los limpiavidrios. En varias ocasiones, cuando el oficialismo trató de prohibirlos, la oposición logró frenar los intentos con proyectos alternativos que tampoco avanzaron.

 

En la propuesta actual se modifica la naturaleza de la figura y cometerá una contravención "quien ofrezca o preste el servicio de estacionamiento en la vía pública". En el código actual se habla de exigencia de dinero a cambio del estacionamiento y la falta debía ser comprobada en el momento. Con la modificación, si la policía detecta la infracción, estará facultada para actuar. Lo mismo ocurrirá con los limpiavidrios.

 

La novedad es que todas las personas que estén realizando estas actividades podrán acceder a dos líneas de capacitación. Las cámaras de garajes y estacionamientos ofrecerán cursos de inserción en el mercado laboral formal y el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat los invitará a ingresar en el programa de Apoyo de Iniciativas Socioproductivas, que apunta a la capacitación para emprendimientos personales, con una línea de subsidios y créditos.

 

Hasta hoy la figura de acoso sexual forma parte del Código Contravencional, pero no establece una distinción entre mujer y hombre cómo víctimas; con los cambios, podrían ser penados los hechos de hostigamiento callejero, inmersos en una zona gris en donde suelen caer las denuncias de este tipo.

 

El ciberacoso será incorporado a la legislación para sancionar la difusión no autorizada de imágenes y la suplantación digital de la identidad; también, para penar las situaciones conocidas como "venganza porno" provocadas por una pareja o expareja de la víctimas.

 

Otra figura que se incorpora es la contravención por pegatinas para detectar a quienes coloquen afiches que promueven la oferta sexual, vinculada muchas veces con la trata de personas. Contempla también la clausura del establecimiento cuando el beneficiario sea una empresa o un local.

 

Las modificaciones

Algunas de las figuras ya estaban incluidas en la legislación, pero tendrán cambios; otras se agregarán

 

Ciberacoso

 

Se crea una figura para penar la difusión no autorizada de imágenes o grabaciones íntimas, el hostigamiento en redes sociales y la suplantación de la identidad. Tiene agravantes cuando se trate de un menor de edad o mayor de 70 años, cuando lo realiza el jefe o promotor de eventos o cuando es cometido por parejas o exparejas. La multa va de $5000 a $25.000, de cinco a 15 días de trabajo de utilidad pública o de tres a 10 días de arresto.

 

Acoso sexual

 

La figura del acoso sexual ya forma parte del Código Contravencional actual, pero no diferencia entre hombres y mujeres, las más expuestas a este tipo de ataques. Las sanciones serán mayores cuando la damnificada sea una mujer o un menor y en caso de que los agresores sean dos o más personas. Las penas van de dos a diez días de trabajo de utilidad pública y las multas de entre $ 200 y $1000.

 

Pegatinas

El nuevo Código Contravencional se propone terminar con la oferta sexual a través de afiches pegados en la vía pública. Esta contravención muchas veces está ligada a la explotación sexual de personas. La persona que promueva la oferta sexual de esta forma recibirá una multa de $20.000 a $ 60.000, entre uno y 15 días de trabajo de utilidad pública o el arresto de uno a cinco días. También contempla la clausura del establecimiento.

 

Limpiavidrios y Cuidacoches sin autorización

En varias oportunidades el gobierno intentó prohibirlos, pero no lo logró. En la reforma planteada parece haber encontrado la herramienta. En el nuevo texto se modificará el concepto "exigir dinero en la vía pública" por "ofrecer estacionamiento". Será un agravante que la damnificada sea mujer. La pena va de uno a dos días de trabajo de utilidad pública, una multa de $200 a $400 o arresto de uno a cinco días.

 

Fuente: La Nación